top of page

Escándalo de los Diablos Rojos

Redacción Mauricio MagañaANCOP


La Liga Mexicana de Béisbol (LMB) impuso sanciones económicas a los Diablos Rojos de México e impuso una suspensión de un año al entrenador Miguel Ojeda por manipular las cámaras de televisión en el estadio Alfredo Harp Helú donde se jugaron los partidos 1 y 2 de la final de la zona sur.


Hacia el quinto inning del segundo partido entre Diablos y Leones, los directivos del conjunto yucateco notificaron a Horacio de la Vega, presidente de la LMB de irregularidades con las cámaras de televisión.

De acuerdo a su perspectiva, la cámara se movió para observar los lanzamientos del conjunto felino. Los Leones ganaron el juego por marcador de 15-8 después de perder el primer juego 10-11.

De acuerdo con la normativa de la LMB, el uso de cualquier dispositivo electrónico que conduzca al robo de señales verificado por la oficina de la LMB, dará lugar a una multa de 31.000 UMAS (aproximadamente tres millones de pesos) y la suspensión por un año del manager y del director deportivo.

Además de esto también pueden existir sanciones y suspensiones a coaches, jugadores que estén totalmente involucrados por un año deportivo, así como la posibilidad de analizar la anulación de resultados deportivos.

Esta es la segunda ocasión en que el exbeisbolista Miguel Ojeda comete una ilegalidad y es que, en 2019, fue prestanombres del empresario Alfredo Alambro y fingió ser dueño del club Generales de Durango. Sin embargo, la LMB no sancionó en aquella ocasión al "negro" Ojeda.

De igual manera, el exdirector deportivo de los Diablos Rojos, Francisco "El Pollo" Minjarez, fue sancionado en 2018 por traspasar ilegalmente a un grupo de jugadores de los Tigres de Quintana Roo a la novena escarlata.

0 comentarios

Comments


bottom of page